Tomando notas sobre el vino

Valoración de la cata

Es bueno ir tomando notas de cada uno de los vinos que se van catando. En internet encontrarás infinidad de esquemas y recomendaciones para definir todos los aspectos de un vino: sus colores y matices, la enorme cantidad de aromas que pueden estar presentes, en qué partes de la boca se refleja si es ácido, dulce, saldado o agrio, etc. Son conocimientos que están bien, pero en este momento toma notas sin excesivas complicaciones. Notas sencillas de color y aromas que te servirán para poder hacer una valoración personal de cada vino de la cata. El paso final sería hacer una valoración del conjunto de la cata y de los vinos estudiados, los vinos que más te han gustado y lo nuevo que has aprendido.. Esto se concretaría de la siguiente forma:

  • Acción:
    1. Tomas notas sobre la experiencia general de cada vino. Sin complicaciones en una hoja en blanco
      • Fecha y lugar de cata
      • Etiqueta, bodega, añada
      • Colores en el centro y en el borde del vino con la copa inclinada
      • Aromas, a copa parada, y después de agitar. Uno o dos, no busques más. Los primeros que te vengan a la mente.
      • En la boca, si lo has notado ácido, amargo, dulce, secante, ligero o pesado, corto o largo
      • Si lo has visto mal hecho, correcto, o bien hecho. Si te ha gustado o no, o si te ha emocionado y te ha supuesto un descubrimiento.
    2. Discute con los otros participantes y anota cualquier detalle que creas interesante de cada vino, especialmente si ves que lo que supiste del bodeguero, el proceso, las uvas, la región, etc. se ve reflejado en lo que has catado.
    3. Haz una foto si lo crees necesario para ayudarte a recordar
    4. Valora personalmente y con el resto de los participantes lo que te ha supuesto el conjunto de la cata: lo que has aprendido, el vino que más te ha gustado, el que menos, si estás dispuesto a pagar lo que ha costado cada vino, si quieres profundizar más veces en esta misma temática de cata o si ya la tienes suficientemente conocida
    5. Guarda tus fichas de cata y tus valoraciones de las catas, te servirán como referencia más adelante.
  • Explicación: Aquí resumes tus impresiones para tener futuras referencias por las que guiarte, por si vuelves a tomar los mismos vinos más adelante, vuelves a participar en una temática similar o para compararlo con otros vinos con los que los asocies.
  • Aprendizaje: este paso sirve
    1. Reforzar y recordar lo aprendido durante la cata.
    2. Empezar a ver cómo las uvas, el clima, el terruño y el proceso de elaboración y crianza se reflejan en el vino que has catado
    3. Constatar como las personas podemos tener diferentes apreciaciones sobre el mismo vino. El proceso de cata es también muy personal y subjetivo, no es sólo detectar aromas o evaluar su persistencia. Los aromas nos traen directamente recuerdos que se van a ver reflejados en la valoración de ese vino. Y no sólo vas a constatar tus diferencias con el resto de los catadores, sin que, además, te darás cuenta de  tus diferencias contigo mismo según vayas profundizando en el mundo del vino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *